Salidas diarias: A las 9.00h , 14:30 y 18.00h

Salidas desde la Secretaría de Turismo

Duración: 3 h

dsc_6270

Desde el Balcón, un imponente mirador natural, podrán disfrutar de una vista panorámica de El Calafate y del cuerpo central del Lago Argentino. El recorrido nos ofrecerá vistas hacia la Cordillera de los Andes y la zona de acumulación de los glaciares, hacia la Boca del Diablo (parte más estrecha del lago, rumbo al brazo Upsala) y si está despejado podremos observar los cerros Fitz Roy y Torreen El Chaltén. Además, tendremos la oportunidad de avistar el vuelo de Cóndores.

En función de la excursión que elija durante el paseo almorzaremos un típico almuerzo de campo o merienda.

Con tres salidas diarias, la excursión parte desde los hoteles de El Calafate y completa un recorrido de 35 kilómetros sobre la línea de cerros situados detrás del pueblo. La huella nos adentra por paisajes que maravillan por su variada vegetación de altura. Se llega hasta los 1050 metros encima del mar. Allí, la primera parada es un mirador natural donde los pasajeros disfrutan de una vista panorámica de El Calafatey del cuerpo central del Lago Argentino.

De fondo, el marco infaltable e imponente de la Cordillera de los Andes y, por momentos durante el recorrido, hay vistas de la zona de acumulación de los glaciares, hacia la Boca del Diablo (parte más estrecha del lago, rumbo al brazo Upsala). Incluso, con ayuda del clima, es posible divisar los cerros Fitz Roy y Torre en El Chaltén y, con algo de suerte, quizás el cóndor, amo de los cielos patagónicos, se deje ver en su largo planear. Un espectáculo único. Sigue el camino hasta el Laberinto de Piedras, atractivo solo accesible con Calafate Mountain Park.

Se trata de una formación del período Cretácico que data de 85 millones de años de antigüedad. Alguna vez fue el lecho de un río: actualmente podemos encontrar restos fósiles que nos permiten ser testigos hoy de ese pasado milenario. Tomamos un snack en la confitería Huyliche y desde allí iniciamos el descenso por la ladera norte del cerro hasta la Piedra de los Sombreros, curiosas concreciones de hierro que solo se encuentran en cuatro lugares del mundo. Luego de este viaje a otras eras de la historia del mundo, retornamos hacia El Calafate con la vista siempre en el omnipresente Lago Argentino.